Más de una hora de interesante conversación fue la que tuvimos con el magnífico atleta extremeño. De la pista, a la ruta y de ahí al trail running.

Foto: Pablo Villalobos en GTP 60 -Copy: Cano FotoSports-

Costa Blanca Trails

Tanto dentro como fuera del ‘campo’ es uno de los corredores que más juego da. Antes en la pista y en la ruta, y ahora en el trail running, Pablo Villalobos es y será un fuera de serie en todos los sentidos.  A sus 40 años el de Almendralejo ha conseguido muchas cosas: ser atleta de élite gracias a las impresionantes marcas conseguidas en pista, ser 5º de Europa en Maratón o doble Campeón de España en esta distancia.

Los que amamos desde hace décadas este deporte siempre hemos admirado a los atletas como él: generosos, con clase y muy humildes. Hace entre 2 y 3 años que ha llegado a nuestra disciplina y lo hace para quedarse. Menos mal pues estaréis conmigo que su presencia enriquece y mucho al trail running.

Fueron 66’ de entrevista que condensamos aquí abajo:

Han pasado pocos días desde que ganaste la Ecotrail de Madrid, 52km en poco más de 3h30’ a un ritmo aproximado de 4’15’’/km. ¿Ya te has recuperado de esa bestialidad?

Sí claro, el día siguiente, domingo, me fui a La Barranca en la Sierra de Madrid a hacer un día de How to Trail Run con Salomon y el martes estaba haciendo series. En esta carrera me encontré muy bien, eran ritmos a los que corro bastante cómodo cuando el trazado es sencillo. No he tenido agujetas ni nada y por tanto la recuperación ha sido buena y rápida.

Me gustaría comenzar hablando de esta fisionomía y fisiología tan privilegiada que tienes para correr. Siempre se te ha visto un atleta muy fino, ¿cómo lo haces, es constitución, qué mides y pesas en forma?

Mido 178cm y mi peso casi siempre lo he mantenido estable jugando con 3-4kg arriba o abajo. Cuando estoy fino de verdad la báscula me marca los 61-62kg y cuando he tenido que parar de correr durante meses por lesión o enfermedad, nunca he pasado de los 65kg. Te diré que cuando era atleta de élite y preparaba Campeonatos de Europa de Maratón etc, he llegado a estar en los 59kg. En el CSD –Consejo Superior de Deportes- flipan conmigo porque desde 2002 hasta este 2018, ya llevo unas cuantas pruebas de esfuerzo realizadas y apenas he cambiando en más de 15 años.

¿Tu secreto?

Si leéis mi BIO en mi web, cuento con pelos y señales toda mi evolución como atleta así como mi forma de ser. Siempre he sido un niño inquieto, activo y de los que no paran ¡y creo que así sigo siendo a mis 40 años! Tengo claro desde hace mucho que deporte y alimentación van de la mano y forman parte de mi estilo de vida.

Digo yo que por tu forma de ser te costará descansar, ¿cómo haces con los descansos?

Es sencillo. Antes cuando era atleta de élite seguíamos los típicos tiempos de temporada de cross, pista etc, es decir, temporada de invierno, verano y final de temporada donde hacías el descanso. Desde que comencé a centrarme en Maratón y ahora en la montaña, eso ha cambiado y los descansos los tomo casi siempre tras haber atacado un objetivo. Por ejemplo después del Mundial de Penyagolosa no corrí en toda la semana siguiente. También es verdad que cada vez y por la edad, no me conviene hacer tantos descansos inactivos, y prefiero descansar activamente haciendo otros deportes. A los 40 años si paras de hacer deporte muchos días y luego lo retomas, te arriesgas a que luego puedan aparecer molestias.

Háblanos de tu VO2 max -consumo máximo de oxígeno- esa variable que es fundamental tener bien alta para ser atleta de alto rendimiento.

No negaré que mis valores son altos pero para ser un corredor de alto rendimiento siempre he estado en el rango bajo en las estadísticas del CSD. En mi mejor época de atleta y en tapiz llegué a los 75 ml/kg/ min y me tomaron creo recordar que 78 en una prueba en pista llevando yo un analizador de gases a modo de mochila. En mi última prueba de esfuerzo de este año que hice para ver cómo estaba para Penyagolosa, creo que me tomaron 71-72 ml/kg/min y en mi primera prueba de esfuerzo en 1995 y como juvenil creo que pasé de poco de los 60ml/kg/min. Como verás, todo la mejora la he construido entrenando duro por lo que no me considero un corredor superdotado.

Entiendo que un corredor puede tener un consumo de oxígeno altísimo pero si no entrena bien o de forma constante se puede quedar en el camino..

Yo siempre pongo el ejemplo de mi cuñada  Tamara Sanfabio. Con un consumo de 60 llegó a hacer 2h36’ en maratón. ¿Por qué?  Porque quizás por venir de la pista y de correr distancias muy cortas y agónicas tenía los umbrales muy arriba y conseguía correr rápido gracias a esto y no por tener un consumo de oxígeno alto.

Aunque no dejas el asfalto, se podría decir que ya llevas 2-3 años metido de lleno en las carreras por montaña, ¿cuál es por ahora tu formato de prueba ideal?

Tengo que confesar que aquí tengo un debate interno. Todavía me veo muy bien para rendir al máximo en distancias tipo maratón pero es verdad que cada vez disfruto más de las carreras ultras, con más kilómetros y un grado de exigencia menor en el ritmo.

¿En tu caso y a día de hoy, qué crees que te penaliza más en un trazado por montaña, los duros desniveles o que tenga un alto componente técnico o pisada muy irregular?

En mi caso creo que los desniveles en subida muy duros, por ejemplo pendientes a partir del 20%, me machacan. En terreno técnico no lo paso peor que otros y aunque por supuesto que me puede retrasar algo más que a un corredor muy experimentado y muy técnico, me adapto bastante bien. Lo que me destruye a nivel muscular es andar. Hay corredores que además de avanzar casi a la misma velocidad que trotando, pueden recuperar y economizan el esfuerzo, en mi caso no es así, andando todavía gasto mucho andando y no recupero.

¿Y qué tecla piensas que te falta tocar para poder sacar el 100% de tu potencial en una carrera por montaña?

Me falta más experiencia en carreras como Penyagolosa, en las que son lo bastante largas para que tengas que saber qué ritmo debes llevar y no pasarte. El problema que tengo es que todavía no he aprendido a dosificarme en pruebas de más de 5-6 horas. Quizás la culpa sea de esa 6ª marcha’ que todavía tengo y pongo de vez en cuando. El día que aprenda que esa velocidad no se puede ir poniendo y quitando en un ultratrail, quizás me salga una carrera más perfecta.

Con tu potencial y marcas como atleta, ¿qué expectativas tenías al llegar al mundo del trail running, pensabas que el primer día ya estarías con los primeros o no?

Nunca se me pasó por la cabeza que sería llegar y estar peleando por ganar carreras. En 2014 afronté mis dos primeras maratones de montaña con mucho respeto y conseguí estar en el podio. Pero fue en 2016 cuando corriendo en Zumaia el Campeonato de España de Clubes FEDME con corredores de la talla de Ismail Ragza o Dani García, me demostré que podía estar luchando con gente de nivel. Lideré mucha parte de la prueba y aunque al final me fundí llegué 3º. Fue un día muy positivo y me dije, “esto no se me da tan mal”. A partir de ahí comencé a tener en mente los Campeonatos de España e incluso como este año, intentar optar por una plaza con la Selección Española Rfea para correr Campeonatos del Mundo. Representar a mi país siempre me ha motivado mucho.

Con tus condiciones, potencial, capacidad de trabajo y motivación, no sería de extrañar que en un tiempo te viéramos en los primeros puestos del trail running mundial. ¿Qué opinas?

Paro de la base que pelar por ser uno de los mejores del mundo en trail running es muy complicado. El nivel de corredores es cada vez mayor, cada día despuntan más atletas en esta disciplina y cada vez son más profesionales y se dedican en cuerpo y alma a entrenar. Aunque me encantaría estar codeándome algún día con los mejores, a priori veo difícil ser favorito a nivel mundial.

Háblame de tu entrenamiento, eres Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte pero en los últimos años has ido de la mano de Antonio Serrano. ¿Sigues con él o te autoentrenas?

Pues ni una cosa ni la otra. Se podría decir que para temas de montaña me autoentreno pero siempre bajo la supervisión de Antonio. Para mí es importante seguir teniendo una persona de referencia como él, un consejero a quien contarle y que me dé su visión y experiencia. Se podría decir que trabajamos en equipo.

¿Tienes problema para encontrar compañía para entrenar?

No te voy a mentir, un poco sí. El otro día corrí el Ecotrail como excusa para entrenar ya que una semana antes y como tirada larga me metí 36km sobre 4’/km y claro no hay mucha gente que me quiera acompañar.

Pasando ahora a la pista, ¿de qué marcas te sientes más orgulloso?

Me siento orgulloso de todas mis marcas, todas ellas están a un nivel parecido según distancias. Te diré que sin duda la más exigente fue la de 5.000 metros, esos 13’23’’ son potentes, pero también me siento muy satisfecho de la de 3.000 metros 7’47’’ al aire libre y 7’53’’ pista cubierta, es de esos días en los que te sale todo. También la de los 10.000 metros ya que pese a salir una carrera táctica en la que no corrimos a bloque desde el inicio, hice 28’22’’, quizás ese día valía 28’ pelados.

Tras sufrir de hipertiroidismo, fuiste capaz de hacer 1h03’ en media maratón, 5º de Europa en Maratón y Campeón de España Maratón en 2011. Luego repetiste este título el año pasado en Castellón, ¿cómo estás ahora y cómo manejas esa enfermedad?

He pasado por 2 brotes de hipertiroidismo, uno en 2008 y otro en 2012. Me hago un control analítico anual y tengo más o menos bajo control esta enfermedad que en mi caso la tengo catalogada como ‘hipertiroidismo subclinico’ que no patológico.  Tengo claro que las situaciones de mucho estrés, tanto físico como mental, podrían disparar de nuevo un brote y por esta razón intento dosificarme muy bien en mi entrenamiento.

¿Cómo lo haces?

Tengo muy claro que mi época de atleta de élite termino y aunque me guste machacarme, las cosas ya no son como antes. Muchos pensaran que me doy unas palizas de aquí te espero, ahí está mi Strava para verlo, pero la verdad es que me intento dosificar mucho. Por ejemplo si meto 4 semanas seguidas con volúmenes altos de 160-180km/semana, luego me paso 6-8 semanas de las que yo llamo bajas, con 120km/semana como mucho.

Pero entiendo en las carreras por montaña que haces ahora también hay un estrés..

Claro y ahora mismo estoy descubriendo cómo me sientan por ejemplo carreras como la del Mundial de Penyagolosa en las que estás funcionando 8-10 horas seguidas. Por lo que he visto al correr más tiempo a ritmos menos exigentes, en mi caso el estrés es más mecánico que orgánico.

¿Te surgen dudas para carreras más largas? ¿Podría limitarte a la hora de debutar en una prueba de 3 cifras, 100km o 100 millas?

Como te digo, estoy en ello, experimentando. Soy consciente que pasar toda una noche corriendo y parte del día siguiente como por ejemplo en pruebas tipo UTMB también podrían causarme un alto estrés, provocarme otra crisis que implicaría de nuevo varios meses en dique seco. Creo que hasta que no lo pruebe no lo sabré.

¿Cómo llevas el estómago en carreras largas?

Yo aquí veo dos campos: uno el comer lo que sea mejor para que tu rendimiento en carrera no baje, en este caso creo que a la hora de dosificar cantidades en carreras todavía tengo que aprender, y dos, el que aciertes con los alimentos que mejor te sientan, evitando problemas estomacales. En este segundo caso yo voy muy bien y nunca he tenido problemas. Siempre he tenido buen estómago para comer. Como ejemplo te diré que preparando maratón de asfalto llegué a probar de todo: Coca-Cola, Powerade, Red Bull, Suero de farmacia etc y nada me ha sentado mal, y en Penyagolosa haciendo cuentas al final fueron casi 11 litros de líquido y sobre 600gr entre geles y gominolas.

¿Cuál de las disciplinas que has tocado tú, pista, ruta, montaña, te ha implicado más sacrificio a la hora de entrenar?

Mi etapa de pista preparando y compitiendo en 5.000 y 10.000 metros ha sido sin duda la época más sacrificada. Los entrenamientos eran muy exigentes y aunque estaba dedicado al 100% al atletismo, cuando no te salían las marcas era lo más duro de gestionar mentalmente. También irte de concentraciones y sacrificar muchas cosas e incluso dinero.

En mi etapa de maratón también fue exigente pero a otro nivel ya que los entrenamientos también eran duros y encima en mi caso tenía que compatibilizar con familia y trabajo. Esto no me permitía doblar tantos entrenamientos por lo que tenía que hacer sesiones más largas. He llegado a hacer hasta 30-35km en una sesión de series entre calentar, sesión y descalentar para no tener que doblar. Aún así el entrenamiento de maratón lo disfruté mucho.

Ahora en montaña el único sacrificio es organizarme bien con la familia y demás para poderme escapar a la montaña, pero la preparación la disfruto muchísimo. Cambio el chip y desconecto, cambio mi rutina de correr por el parque y aunque me doy palizas, disfruto mucho de la naturaleza.

¿Y a nivel de competición, qué distancia te ha dejado más KO en meta?

Siempre cuento que después de correr mi primer maratón de asfalto en Sevilla, pasé 11 días con agujetas. Los 42km por asfalto son en mi caso y por el momento, la prueba en la que más he sufrido y en la que más destrozado he llegado a meta. Piensa que aunque los 5.000 y 10.000 metros en pista son muy agónicos y durísimos, cuando acabas y recuperas el pulso estás bien y los días siguientes te puedes mover con normalidad.

En montaña también lo pasé mal en algunas carreras como Penyagolosa o Templiers pero en estos casos fueron secciones y momentos de carrera, nunca llegando a las sensaciones de maratón de asfalto.

¿Por tu trayectoria como corredor de montaña yo te veo rindiendo mucho más en las 100 millas de la Western States que en el UTMB, qué opinas?

Claro que estas carreras están en mi mente y como me gusta probar todo me encantaría correr las dos. Son objetivo en mente pero que no tienen fecha ya que quiero seguir evolucionando como corremontes-

Ahora mismo estoy  más centrado en carreras distancia maratón con incursiones a pruebas de 70-80km. A futuro a corto plazo me gustaría verme en las 3 cifras con 100-120km como mucho. En el caso de las 100 millas,  Chamonix me encantó cuando estuve, el ambiente la organización, todo, y claro supongo que si algún día me aventuro a correr esa distancia, el UTMB tiene todas las papeletas.

Por otro lado también soy consciente que quizás no tenga porque esperarme mucho más a correr 100 millas. Muchos corredores lo hacen sin pasar por distancias intermedias y una vez has corrido pruebas de 8-10 horas ya no es necesario entrenar mucho más para hacer 100 millas. Adaptarías cosas, estudiarías mejor la alimentación y otros parámetros pero no creo que entrenara más que ahora para correr esa kilometrada.

Como corredor que dominas el ritmo de 4’-15’’/km en trails sencillos y cuando ves las marcas de los americanos en la WS 100 y concretamente el record de 14h30’ de Jim Walmsley, ¿piensas que son registros a los que te podrías acercar?

Primero me gustaría probar la carrera como ‘pacer’ y probarme cuanto tiempo puedo mantener esos ritmos en un trazado como la Western. Sería descubrir qué hay más allá o qué ocurre a partir de los 80-100km a ese ritmo. A bote pronto es un ritmo que se puede llevar pero si a un corredor como Walmsley que corre mucho y bien, se ha especializado en esta carrera y le ha costado unos años conseguir esta marca, me da que pensar por lo que correr sub 15 está al alcance de muy pocos. Quizás en mi caso y mirando por encima de forma realista quizás me vería más en las 16-17 horas. Creo que es una carrera que no me vendría nada mal si lograra adaptarme a ese esfuerzo durante tanto tiempo.

Te vemos muy activo en las redes sociales además de tener una comunidad de corredores a los cuáles entrenas, Villalobos Running Team, cuéntanos..

Así es, tenemos como un grupo de entrenamiento o comunidad de corredores a los que conjuntamente con mi mujer Amaya y su hermana Tamara, todos Licenciados en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, ayudamos a conseguir sus objetivos deportivos. Madrid es una ciudad muy grande con muchos corredores que además de esforzarse por mejorar, utilizar el running de modo social para conocer a gente, compartir, pasar un buen rato y desconectar del trabajo. Entrenamos, quedamos a cenar e igual no juntamos 50 o compartimos un viaje para ir a correr alguna carrera bonita.

¿En qué consiste exactamente una de estas quedadas que organizas conjuntamente con Salomon How to trail run?

Son eventos tipo que organiza Salomon y que los hay por todo el mundo con la idea de introducir a la gente en las carreras por montaña. Tiene un doble objetivo, dar consejos de cómo correr por el monte: subidas, bajadas, andar, uso de bastones etc y otro objetivo comercial en el que la marca deja que los que se apuntan prueben modelos de zapatillas específicos para correr por montaña, lo hacen in situ y durante lo que dura la sesión que pueden ser 8-10km tranquilamente. Es un gesto que la gente agradece mucho ya que es la mejor manera que puede haber de probar una zapatilla. En mi caso aporto información sobre el material que están probando y comparto tu experiencia sobre el terreno al tiempo que transmito nociones de las distintas técnicas para correr por la montaña.

¿Con qué patrocinios o colaboraciones cuentas?

Ahora mismo tengo la colaboración con Salomon, por un lado como atleta y por otro como organizador de los eventos de How to Trail Run en Madrid y zona centro, y además una colaboración con Rudy Project, marca que se dedica a hacer gafas graduadas para deportistas de competición en general. También hago algunas actividades con el Club Tierra Tragame y el AD Maratón. También recibo algo de alimentación deportiva de 226 ERS pero no tengo ningún contrato formal con ellos.

¿Cómo ves la profesionalización del trail running comparada con la que conociste como atleta de pista y ruta?

Dentro de lo que yo conozco el sector del atletismo ha vivido una crisis con los patrocinios en los últimos 10-15 años y por tanto los corredores de élite cada vez lo tienen más complicado para tener contratos estables con marcas, clubes y las ayudas federativas, estas han ido a menos. Solo los atletas más tops del atletismo tendrían contratos algo mejores que los corredores de montaña. Diría que en el trail la situación ha ido a la inversa. Cada vez hay más marcas y empresas afines a la montaña que están apostando y por tanto cada vez hay más corredores que están en situación más profesional aunque nunca olvidando que es una situación en la que se sobrevive mientras estás en activo.

¿A día de hoy apostarías por intentar ser un corremontes profesional?

En mi caso que tengo mi trabajo ya no apostaría por intentar esa profesionalización en la montaña. Supongo que tampoco lo harían por ejemplo, corredores Campeones del Mundo como Luis Alberto Hernando porque tienen su trabajo. La situación laboral es muy importante y te deja fuera de quizás buenos contratos que se podrían conseguir. Creo que a día de hoy en este asunto, todavía hay que pensar sobre seguro.

Quizás la nueva hornada de corremontes jóvenes que todavía no estén posicionados a nivel laboral puedan conseguir buenos contratos y ser profesionales durante unos años si llegan a resultados de renombre mundial.

Cuéntame tu última hora y calendario

Ya tengo escrito mi calendario y además de algunas carreras no federadas, quiero estar como siempre en Campeonatos y competiciones oficiales RFEA y FEDME: Falco Trail, Clubes FEDME en Borriol, Clubes RFEA en Murcia, Individual FEDME en Trail Rae y quizás al Individual Ultra FEDME en Somiedo.

En mente también tengo Transvulcania, dependerá si consigo plaza para mundial o no, así como los dos circuitos de Salomon, el Nacional y las Golden Trail Series y porque no repetir la OCC del UTMB.

Me salen 14 carreras en 10 meses. ¡Si sale todo bien va a ser un 2019 muy chulo!