Foto: Kilian entrenando con las Sense de Salomon/ Copy: Salomon

Esta es la historia de este gran modelo de la marca francesa que hoy día ya ha llegado a la 7ª edición.

Si la Sense trail es ahora un icono es gracias a la forma inusual en que esta zapatilla de trail running ha sido diseñada.

Todo comenzó en 2010, cuando Kilian Jornet volvió de la edición de ese año de la mítica Western States sin poder ganar. Fue doblegado por Geoff Roes y Anton Kupricka. El abanderado de Salomon no estaba contento:

“Volveré el año que viene, pero volveré para ganar, y necesitamos revisar todo el equipo”, le dijo Jornet a Patrick Leick, responsable del servicio a atletas de Salomon.

KV Sierra Nevada

El equipo de diseño de Salomon se estrujó los sesos para ofrecer a Jornet una zapatilla que le ayudara a ganar la Western States del año siguiente. Era todo un desafío y había mucho en juego. Diseñar una zapatilla de trail running que se ajustara perfectamente a las necesidades del campeón en tan solo un año era todo un reto, normalmente se tardaba el doble de tiempo. Pero en 365 días los diseñadores de la marca francesa lograron crear un nuevo tipo de zapatilla de trail running para Jornet. Este se las puso para intentar mejorar aquella tercera plaza del año anterior y ganó tras 15h34’.

Pero la ideal historia de esta gran zapatilla no se acaba aquí. Los diseñadores de Salomon tenían aún que lidiar con algunos reveses fruto de su creación. Era necesario innovar más. Para ello se centraron en la pisada y biomecánica de Kilian Jornet.Para ganar más velocidad y precisión, Jornet necesitaba poner todo su peso en el antepié. Esto se reflejó en un diseño que trata de concentrar toda la energía del runner en el antepié:

“Es el lugar donde, biomecánicamente hablando, tiene lugar todo”, explica Benjamin Grenet, responsable de diseño de calzado de Salomon.

Durante siete años, Salomon Sense ha sido el emblema del trail running. Minimalista, eficiente y ganadora en las competiciones, con su tono rojo característico, sigue siendo la más rápida en las pruebas internacionales más famosas del mundo. ¿Pero por qué se diseñó? Para ayudar a Kilian Jornet a ganar. A partir de ahí, la Sense se ha convertido en mucho más.

La Sense es un buen ejemplo de cómo una estrecha colaboración con los atletas puede dar lugar a productos que beneficien a todos los consumidores. En este caso, trabajar con el mejor trail runner del mundo ayudó a Salomon a diseñar una zapatilla para trail runners de todos los niveles. Como dice Patrick Leick, el lema es: “Un zapato, un atleta, una carrera”.