Foto: Davide Magnini venciendo en la Dolomites Skyrace/ Copy: Salomon Running

Su ingesta retrasa el uso de los hidratos de carbono como combustible y maximiza el uso de las grasas, pero aún no se saben sus efectos secundarios.

Se llama cetona y es un complemento alimentario que optimiza la dieta para obtener el máximo rendimiento físico en deportistas de resistencia.

Desarrollado por un laboratorio británico y financiado y utilizado por el ejército norteamericamo, esta sustancia ha revolucionado el mismísimo Tour de Francia. En este sentido, no está incluida dentro de la lista de sustancias que pueden dar positivo en un control antidoping por lo que su ingesta está permitida.

Cabe aclarar, que las cetonas las produce nuestro cuerpo cuando necesita un aporte energético suplementario. Gracias al aporte extra de las mismas, las dietas de los deportistas de resistencia (ciclistas, corredores de maratón, montaña, triatletas etc..) pueden ajustarse mucho más sin que esto implique una caída en su rendimiento (no se llegan a quedar sin energía) y les afina más (ayudan a ajustar su peso).

Marató de Montseny 2019

Como hemos dicho, la toma de esta sustancia entre los equipos del mismísimo Tour de Francia, es un secreto a voces. En este sentido, Frans Maassen, director deportivo del equipo Jumbo (con 4 victorias de etapa en esta edición) ha reconocido y afirmado que sus ciclistas lo toman.

Resumiendo un poco sus beneficios, estaríamos hablando de que las cetonas permiten retrasar el uso de los hidratos de carbono como combustible al tiempo que (como hemos dicho antes) ayuda a finar al corredor por ir tirando más de grasa.

Parece ser que la ciencia confirma mediante algunos estudios que la Cetona mejora del rendimiento (entre un 3-6%) pero lo que todavía no puede confirmar es si existen efectos secundarios a su toma prolongada.

Mientras algunos arriesgan y prueban, otros prefieren ver los toros desde la barrera viendo qué conclusiones sacan los diferentes estudios. Desde la AMA (Agencia Mundial Antidopaje) se lo miran con lupa y seguro que ya hace tiempo que se han movilizado para saber si esta es una sustancia que puede tener efectos secundarios nocivos para la salud, y por tanto secuelas físicas (si los tuviere no estaría permitida). Por el momento y como hemos dicho, su uso está permitido.

Como ha ocurrido a lo largo de los años con otras ayudas ergogénicas, de nuevo el ciclismo es el primer deporte del que se sabe su uso. A los practicantes de nuestro deporte, la carrera por montaña / trail running, y en distancias desde maratón al Tor des Geants (330km), su ingesta podría irles de perilla. Ya sabéis que en este tipo de pruebas se corre a intensidades bajas/ medias (entre el 60-85% de la frecuencia cardiaca máxima) durante horas y horas. Esto requiere un uso muy eficaz de las grasas por lo que las cetonas podrían ser ideales al retrasar también el gasto de carbohidratos como fuentes de energía.

Lo que no sabemos si ya hay trail runners que las están utilizando (¿los americanos quizás? ). Estamos en un momento de ‘barra libre’ de Cetonas con el riesgo de no saber si su uso continuado podría dejar KO a nuestro hígado tras tiempo de ingesta, por ejemplo.

El tiempo, las nuevas investigaciones y la propia AMA, dirán..