El maratón de montaña más importante del mundo siempre da juego para que la voz del sabio corremontes vasco regrese a Infotrail, un honor publicar su autorizada opinión..

Foto: Txus Romón llegando a Aizkorri en una de sus ‘Zegamas’ -con calzado ligero de la época : Salomon XA PRO 3D- / Copy: Txus Romón
Costa Blanca Trails

Zegama Aizkorri es la mejor carrera por montaña del mundo y la corren los mejores atletas del mundo. No admite discusión alguna; ni Sierre Zinal con su variopinto elenco de corredores de elite ni el UTMB con su inmenso volumen de gente le hacen sombra en ese sentido. La prensa oficial y los medios pueden dirigir la atención en uno u otro sentido, dependiendo de la participación y los intereses, pero lo cierto es que este año, como bien anunciaban, hemos asistido a la mejor carrera de todos los tiempos, a pesar del escepticismo que tanta grandilocuencia generaba entre muchos de los que la esperábamos ansiosos. Lo reconozco, no me esperaba semejante espectáculo. Por suerte estábamos allí para verlo.

Las condiciones eran perfectas. Hemos escuchado hablar del calor que hizo ¿Calor? A mediodía abundaban las chaquetas entre los espectadores que nos amontonábamos en Urbia, señal de que las zonas más duras se pasaron al amparo de una temperatura ideal. Los bosques de Aratz y la subida de Sancti Spiritu siempre resultan húmedos en mayo (todavía quedan atletas que no le encuentran explicación a los calambres que sufren en el cresterío, una pista…) ‘pero el día fue inmejorable. Y el recorrido estaba ‘fácil. Cualquiera que haya conocido aquellos senderos hace 20 años y los pudo ver este domingo, sabe de lo que hablamos. En días secos existe una trocha perfectamente nivelada donde antiguamente sobresalían cantos y aristas. No es ninguna exageración. Las condiciones y por supuesto, la enorme calidad y cada vez mejor preparación de los deportistas.

Nienke Brinkman a todo gas en Zegama Aizkorri 2022 / Copy: Txus Romón

Globalmente, las que corrieron más rápido que nunca, fueron ellas. Hasta 17 mujeres entre los 125 primeros; no tan llamativo como los 19 hombres por debajo de las 4 horas, pero objetivamente más significativo. Que las chicas vayan tan rápido es indicativo de la bestial evolución de las carreras por montaña. Lo de Nienke fue espectacular. Es eL momento de sincerarse; su crono de 4h16’ casi me resulta ofensivo (yo tengo 4h21’), pero es ley de vida.

Hace tiempo que en las carreras he dejado de mirar los tiempos y ya solo miro los puestos, por una cuestión de autoestima. A Maude sí la esperaba en ese crono y Sara definitivamente es una corredora espectacular que tarde o temprano ganará esta carrera y muchas otras. Una muestra de lo muy rápido que se corrió es que Oihana Kortazar (doble campeona en Zegama, ganadora de Sierre Zinal, the very best) terminó octava con posiblemente su mejor marca personal. La mejor carrera femenina de trail running que yo haya visto nunca.

La carrera masculina fue increíble. Como espectadores nos apostamos en el collado de Sakon Haundi, al pie del Iraule para ver la bajada de Aitxuri. Era maravilloso verlos danzar, cresteando con facilidad, para luego lanzarse por el lapiaz. Allí venía Kilian rompiendo a Magnini cuesta abajo, una delicia de descenso, que técnica, solo imitada en calidad por Manu que volaba en remontada. Primero pasó Kilian, concentración elevada a la enésima potencia solo rota por furtivas miradas para agradecer los ánimos. Magnini trotaba con inocencia letal… ¡Elhousine! No lo conocía, pero transmitía una fuerza intimidante, vaya pedazo de corredor. Y un goteo incesante hasta la esperada llegada del gran Merillas (emocionante), corriendo dentro de su rango razonable y regalando ilusión y generosidad.

El domingo no hubo nada que hacer contra Kilian. Hasta Aizkorri su carrera consistió en una sucesiva tortura a sus rivales (como de costumbre, muchos se auto inmolaron en ritmos imposibles), sobre todo cuesta arriba, para provocar que en las bajadas tuviesen que forzarse y a partir de allí forzarles más en las bajadas técnicas, para asfixiar hasta al último superviviente. Desde que puso el pie en Oltze ya no paró hasta llegar a la plaza del pueblo, con mirada negra, de tiburón, dándolo todo.

Davide Magnini es un superclase que lejos de hundirse, mantuvo el tipo hasta Zegama y como en su día Di Gasperi con Stian, es responsable directo de la estratosférica marca de Kilian. Parar cerrar el pódium finalmente llegó Manu, trabajado y sufrido, que después de pasar a 3’ del tercero en el km30 fue capaz de recortarlo y ampliarlo, posiblemente a base de un buen dolor de piernas. Muy bestia.

Manuel Merillas chocando la mano a Aitzol, hijo de Txus Romón / Copy: Txus Romón

Mención especial merece el desembarco masivo de atletas ‘africanos’, es inevitable mencionarlo. En la parte masculina lo hicieron muy bien, 2 en el top ten y un poco más flojas las féminas. En cualquier caso, da la sensación de haber sido un desembarco un tanto forzado; hace años que las series de la IAAF ya contaron con un grupo de eritreos, excepcionales corredores. Opino que todo lo que no se hace de forma natural tiene fecha de caducidad temprana. El principal objetivo de la promoción deben ser las jóvenes promesas, las escuelas de montaña y atletismo. Si un atleta es bueno, ya llegará y se asentará, keniata, venezolano, rumano o turco, pero este modelo deportivo de caza de talentos en mercados exóticos lo hemos visto antes. Acepto los valores que puedan afectar a la parte humana, todo el mundo merece una oportunidad, pero soy inmensamente crítico con las intenciones comerciales y su cortoplacismo.

El elevado nivel femenino invita a correr una carrera independiente, con 15-30’ de diferencia, para evitar el efecto arrastre desde el inicio y fracturas como la del otro día, pero tal vez se eliminaría parte del encanto de la carrera y sobre todo el glamour de la salida.

Lo realmente difícil de combatir es el ‘efecto Sancti Spiritu’; para muchos se ha convertido en la meta cuando en realidad es el inicio de la carrera. Son muchos los atletas capaces de llegar allí en cabeza, pero escasos los que mantienen el ritmo (muchas veces ni tan siquiera el top ten) hasta el final. En un podium de ‘justicia’ destacan Manuel Merillas, Thibaut Baronian o Antonio Martinez (también vale Raúl Ortiz); basta con mirar sus tablas de paso para entenderlo: Correr fuerte, pero sin fuegos de artificio, con un objetivo real. Por otra parte, la presión ante la Zegama Aizkorri es brutal y difícil de gestionar hasta el punto de afectar al rendimiento físico de muchos atletas que no son capaces de desarrollar todo su potencial. Por suerte hay muchas carreras más.

Kilian Jornet hace tiempo que es el mejor corredor de todos los tiempos. Una vez más, y da igual donde y como se corra, si él se lo propone, el resultado es una victoria. Las marcas se baten una y otra vez. La victoria es otra historia. Kilian acumula muchas y lo que es más impresionante, son al menos tres las generaciones que ha dominado; apareció en el ocaso de los Mejia, García y Kiku; controló a los De Gasperi, Roc y Luis Alberto; reinó sobre Bonnet, Owens y Jessed y se mantiene firme ante los Manu o Magnini. Es un deportista de época.

Kilian y Raúl García hace unos días en Zegama. Sus batallas en 2007 y 2008 son memorables / Copy: Raúl García Castán

A los que nos gusta este deporte, se llame como se llame, estamos de enhorabuena. El cambio de espónsor va a suponer mucho más que un cambio de zapatillas (que mezquinos son algunos medios de comunicación). Seguramente van a ser pocas carreras, pero este año va a merecer especial atención el UTMB (que no tiene nada que ver con Zegama), porque como en 2008, Kilian quiere y necesita correrlo (tiene que enseñar la nueva marca) y competirlo (es un campeón), con mirada de tiburón de inicio a fin.

El último párrafo es para Zegama. Impecables. En la selección, en la organización, en el trazado, en la asistencia y en todo, hasta tomando riesgos, son impecables. A fuerza de trabajo y pasión por supuesto. Alardean de ser una organización popular y sin poder evitarlo se han convertido en la mejor carrera del mundo. Tampoco puedo evitar decirlo: son vascos, Kalitatea.

Más sobre Txus Romón y Zegama Aizkorri:

“En Zegama Aizkorri 2016 se vivieron situaciones entre  cómicas y dantescas, pocos iban bien equipados”

“Zegama Aizkorri y el Señor del tiempo”