Foto: Vall d Aràn by UTMB / Copy: UTMB

Analizamos las razones y consecuencias por las que los promotores del UTMB podrían cambiar el sistema de puntos por ser finisher de sus carreras franquicia.

Los creadores del Ultra Trail del Mont Blanc son listos, muy listos. En 2003-2004 crearon una carrera en uno de los mejores lugares del planeta que daba juego para confeccionar uno de los trazados más atractivos para el corredor de montaña, el Tour del Mont Blanc. Recuerdo que las pocas personas que conocía que ya habían probado por aquel entonces ese recorrido me dijeron que era impresionante y que había que ir, sí o sí.

Poco tiempo después la élite del corremontañeo mundial fue entrando en carrera y repitiendo año tras año. El matrimonio Poletti, creadores de aquello, tuvieron claro que el mejor de los escenarios había atraído a los mejores corredores y que con una gran infraestructura organizativa podían crear la mejor carrera por montaña del mundo, la más deseada. Y lo consiguieron. Hace pocos años que no se concibe el UTMB sin un sorteo y los agraciados dan saltos de alegría cuando les toca un dorsal. Antes se alegraban por correr la prueba reina, ahora también aunque sea en cualquiera de sus formatos (ya sabéis que a la CCC se han sumado varias carreras más que dejan más caja en las arcas de los Poletti).

Pero además de las inscripciones para las carreras UTMB (friolera de 262€ por UTMB / 157€ por CCC/ 197 por TDS o 87€ por OCC) que por sí mismas suman casi 1.250.000€ , la sociedad Poletti sigue sumando pastizales por las más de 1000 carreras de todo el mundo ( no podemos precisar la cifra porque ponerse a contar sería una locura, seguramente podrían llegar a 2000 ya que solo en España son más de 200) que otorgan puntos para correr sus carreras. Recordemos:15 UTMB, 8 CCC y TDS, y 6 OCC.

Marató de Montseny 2019

¿Y cuánto vale que tu carrera dé puntos para UTMB?

Según tengo entendido, son 100€ los que se pagan anualmente para que tu carrera dé puntos. Según esto, sólo en España los Poletti se llevan al menos 20.000€. Saber lo que facturan con las 1000 o 2000 carreras que pueda haber en el mundo es sencillo.

Parece que hasta aquí los promotores del UTMB lo tienen todo perfectamente montado y controlado. Promueven el mejor meeting del mundo de trail running, han conseguido que el deseo por estar allí de miles de aficionados de todo el mundo sea muy muy alto, y además también ganan dinero por esa obligatoria búsqueda de puntos sin la cual te quedas sin opciones para ir a su ‘fiesta’.

Pero no satisfechos con todo esto, hace poco que vemos que UTMB está creando carreras franquicias de su carrera madre por diferentes lugares del mundo. Por el momento son pocas: Omán, China, Argentina y próximamente la Vall d’Aràn. Estas carreras son un caramelo: sé finisher de alguna de ellas y tienes plaza asegurada para ‘la fiesta de Chamonix’. Un buen invento sí señor, aunque las nuevas criaturas de los Poletti aún son jóvenes y deben de madurar. Así lo demuestran ejemplos como este de la Ushuaia by UTMB disputada en Argentina el pasado mes de abril. Según participantes y testigos, la organización fue pésima y no hubo muertos de milagro.

No quiero saber lo que debe costar ser una carrera-franquicia by UTMB si ser finisher en alguna de ellas te da entrada directa a la más grande de las carreras por montaña. Tampoco quiero pensar los tortazos y sorteos que pueden haber para conseguir un dorsal cuando se abran inscripciones de la Vall d’Arán o en alguna carrera europea que consiga su sello). Buen business Michel y Catherine Poletti.

Pero, habría que preguntarse por qué este cambio de estrategia..¿Pudo tener que ver el ‘Pilgrims Challenge Gate’?

Pensando mal y tras hilar un poco, creo que la motivación por comenzar a crear estas franquicias no es casual. Todo empresario que se precie siempre intentará evolucionar a la gestión de calidad, prescindiendo de la cantidad. Mejor pocas empresas y más grandes, que muchísimas y más pequeñas. El objetivo, obtener los mismos beneficios o más, que me den menos problemas y que pueda dominar mejor.

¿Por qué digo esto? Pues porque creo que Infotrail fue el único medio del mundo que se dio cuenta y publicó las grandes carencias de los Poletti en su sistema de homologación de las carreras que dan puntos para UTMB. Ni ellos mismos sabían que estaban dando puntos a retos entre amigos que para nada eran una carrera. Eso lo comprobamos en su día con la Pilgrims Challenge de Penyagolosa Trails. Hasta lo comunicamos a Michel Poletti y este nos contestó: “Solo las verdaderas carreras son las que deben tener acceso a los puntos”.

Poletti quitó los puntos, nos lavó la cara y posterior y lamentablemente, a día de hoy Pilgrims sigue teniendo sus puntos en el casillero. Pero creo que este hallazgo y denuncia sirvió para que ‘el amo del UTMB’ se diera cuenta que su ‘sistema on-line’ de homologación y control de carreras que daban puntos, hacía aguas…

Y como listo que es, podría haberse reunido con sus asesores o socios y llegar esto:

“Mejor vamos a ir quitándole importancia a los puntos e ir montando franquicias by UTMB por todo el mundo, les haremos pagar una pasta a los organizadores para que lleven nuestro sello, a cambio les daremos entrada directa a UTMB a los corredores que las finalicen”.

En resumen: todos matándose por correr una carrera by UTMB que no sé cuánto dinero debe de costar al organizador para ser by UTMB, ¿una cantidad de 5 cifras? seguramente.. Lo que sí que es, una jugada maestra, como decía, un cambio de cantidad por calidad.

Con el tiempo veremos si ese cambio de estrategia es así. Además de injusto no tendría sentido que los puntos UTMB siguieran existiendo si cualquier corredor que acabe una de las pruebas by UTMB tiene plaza directa. Tampoco sé cómo harán los Poletti para albergar en su ‘fiesta’ a tanto corredor que tenga plaza directa, tendrán que controlar muy bien las plazas que ponen a la venta y las que tienen disponibles.

Espero que esto no sean los inicios del ‘overbooking’ en el trail running, sería penoso y una involución total.