En época de auténtica euforia por los ultratrails, no tendríamos que olvidarnos de los 21km, la mejor distancia para debutar como corremontes.

Foto: John Rogla en acción/ Copy: Andrés Núñez, Last Race Studio

Para el experimentado la antesala de atreverse con distancias mayores, para el debutante, todo un reto para evaluar su valía en el juego de subir y bajar corriendo mientras pisa piedras. Atractiva, seria e ideal, la media maratón puede ser el comienzo de una gran y larga amistad entre corredor y montaña.

Si nos ceñimos a una homologación estricta, estaríamos hablando de 21km más 97 metros. Pero realmente y en la montaña, esta ‘prometedora’ distancia se suele presenta de forma ‘poco homologada’ a los ya, miles de practicantes al trail running que cada fin de semana se ponen el dorsal y las zapatillas para retar al monte.

Distancia ‘prometedora y difícilmente homologada’

Clinicas H3

Dijimos ‘prometedora’ porque afrontar 21 kilómetros por montaña ya es una proeza bastante seria (al menos así debería serlo). Todo aquel que sea capaz de completarlos con solvencia, debería saber que ‘promete’ en cuanto al futuro afrontamiento de distancias mayores (30km o la mítica distancia maratón). Pese a que estamos viviendo una época en la que parece que si no completas un ‘ultra’ no estás considerado un verdadero corredor de montaña, correr 21 kilómetros no es ninguna tontería, y más por el monte.

También dijimos ‘poco homologada’, porque en la mayoría de las ocasiones las dificultades de la orografía del terreno y la superficie por la que se transita no lo ponen nada fácil a la hora de conseguir una medición exacta. Esto sumado a la dejadez o poco interés de algunos organizadores, hace que muchas veces los valores en cuanto a kilometraje y desnivel que se anuncian se queden en meras aproximaciones a lo que realmente tiene la carrera. En este sentido podríamos afirmar que hoy día un recorrido que tenga entre 18-19km hasta unos 25 kilómetros y en el se repartan al menos 700-1200 metros de desnivel en ascenso, sería merecedor de catalogarse como ‘Media Maratón de Montaña’.

Para que quede patente de la importancia de los 21 kilómetros, esta es la distancia a partir de la cual una carrera puede ser considerada por la FEDME (Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada) como puntuable y valedera para la Copa de España de la especialidad.

Según ‘Súper’ Raúl García Castán (penta Campeón de España y Campeón de Europa de Carreras por Montaña):

“A este tipo de recorridos prefiero llamarlos carreras de media distancia ya que en montaña no es tan fácil ceñirse a una medida tan concreta como los 21 km. Si lo hiciéramos, dejaríamos fuera de la lista a un montón de atractivas carreras que van de los 20 a los 30 kilómetros”.

Los tiempos de carrera

Así como en asfalto es mucho más sencillo realizar cálculos para aproximarnos a nuestra marca objetivo (el ritmo es constante y las matemáticas que se aplican bastante exactas) repartir toda nuestra energía y esfuerzo en 21 kilómetros por montaña, con desniveles que nos llevan arriba y abajo y con superficie mucha veces inestable, es una tarea bastante más complicada. Por tanto, y normalmente, los tiempos finales de una carrera por montaña vienen condicionados por estas comentadas variables que hacen tan ‘rico’ correr por el monte.

Por tanto, en general y tomando como referencia valores de algunas pruebas celebradas en nuestro país, podríamos aproximar que los tiempos de los ganadores podrían ser los que abajo indicamos en función del desnivel positivo y del componente técnico del recorrido:

-21km y 500+: 1h30’ aprox
-21km 1000+: 1h45’ aprox
-21km 1500+: + de 2 horas aprox

Respecto a estos datos, añadir algo destacable, y es que así como en la mayoría de las medias maratones en ruta la diferencia de tiempo entre el primer y el último clasificado suele rondar entre 1h-1h30’, tras 21 kilómetros por montaña la distancia final entre el ganador y el corredor que cierra el pelotón podría ser de hasta las 2-3 horas, o más.

Accesible a ‘casi’ tod@s..

Ya hemos dejado constancia del respeto que se le debe de tener a esta distancia, al fin y al cabo son 21 kilómetros por terrenos exigentes. Si lo pensamos fríamente cualquier ser humano sedentario (no entrenado) no sería capaz de completar ni un solo kilómetro al ritmo que lo harían los corremontes amateurs que llegan en el top 10 cualquier media maratón de montaña que se dispute en territorio nacional. Aún así, y pese a que no es ‘pan comido’, estamos hablando de una de las distancias más agradecidas e ideales para debutar como corremontes. Dicho todo esto, toma nota y ve preparándote física y mentalmente para cuando tomes ‘la alternativa’. Ese día nadie te va a librar de estar dando zancadas durante al menos 2h30′ -4 horas..

Si todavía no tienes retos deportivos apuntados para este año nuevo, quizás podrías proponerte muy seriamente comenzar un gran idilio con la media maratón de montaña..