Foto: Kilian Jornet gana con un bestial récord la Sierre Zinal 2019/ Copy: Martina Valmassoi/Salomon

Así vio Txus Romón la grandísima gesta del astro del trail running mundial, y su opinión sobre la Pikes Peak.

Nuestro amigo y experimentado corremontes Txus Romón vuelve a ‘prestarnos’ una de sus interesantísimas‘ pinceladas’ sobre lo que aconteció el fin de semana pasado en la Sierre Zinal. Por fin se batió el longevo récord de Jonathan Wyatt, y quien lo hizo no podía ser otro, y de qué manera:

Kilian Jornet es el mejor corredor de montaña del mundo y desde este domingo es por derecho propio el mejor corredor de todos los tiempos. En un deporte tan sencillo como es correr por el monte, independientemente de la federación o entidad que lo auspicie, el umbral lo marcan las pruebas, las carreras más importantes en las que se dan cita los atletas más fuertes de cada momento y correr es tan sencillo que no admite trampas, siempre gana el más fuerte.

Se veía venir pero tenían que darse las circunstancias. Este curso 2019 Kilian está entregándose a la disciplina como posiblemente no lo hacía desde sus primeros años, cuando en el 2007 con 19 años ganó su primera copa de Skyrunning o en 2008 aplastó el UTMB, a sus rivales, a la organización y la historia.

Marató de Montseny 2019

Cuando a primeros de año desveló su calendario los más críticos pensaron que por enésima vez el marketing se imponía a la calidad; nada más lejos de la realidad. Kilian elegía las carreras del circuito de “su marca” pero hay que reconocer que con acierto, habilidad y por supuesto mucho “poder” el circuito contaba con las mejores carreras a excepción tal vez del Giir di Mont.
Con un calendario tan “sencillo” y sobre todo más específico, sin ultradistancias ni derroches aventureros que alteren la preparación, su objetivo no era otro que ganar, ganar dejando marca. La primera parada en Zegama fue una demostración de lo que se avecinaba; un Kilian más atlético y afinado que nunca se puso a trabajar desde el primer metro y aunque se le escapó la marca como consecuencia de una meteorología nefasta, un calor insoportable que primero machacó a sus rivales y más tarde terminó por asustarlo a el mismo, ganó. Posiblemente tenga en sus piernas una marca inferior a las 3h40’ para los 42km de Zegama Aizkorri, tal vez algún día…

Vivimos en la era de las megaredes sociales digitales en la que la información llega a todos los rincones. De cara a Sierre Zinal las actividades y entrenos de Kilian se fueron haciendo más o menos públicos ¡De asustar! Pero razonables… Un atleta que desde hace años confesaba entrenar solo en caminos y montaña y aun así era capaz de manejar con soltura ritmos en llano cercanos a los 3´/km, en el momento que se marca sesiones de calidad clásicas (400mts, 2000mts, 5000mts…) en llano y en cuesta, es lógico que mejore aunque parezca imposible. Está claro que en recorridos “fáciles” como el de Sierre o Pikes, una mejora en el ritmo de 2”-5”/km suponen varios minutos en carreras de 30-42km. Y un superdeportista como Kilian Jornet con sus cualidades fisiológicas está de sobra capacitado para asumir ese tipo de entrenamientos y esfuerzo.

En carrera no hubo dudas. Cualquiera que viese el primer kilómetro de Sierre lo pudo presentir; Kilian en cabeza desde el primer metro, a su ritmo, flaco como un galgo y con una zancada fácil poniendo a todos en fila india. Allí había gente con marcas sub 30’ en KV, fondistas cercanos a la hora en ½ maratón etc. No importó, Kilian a lo suyo. Resumen: en el km10 el 2º clasificado ya estaba a casi 3’ corriendo más rápido que nunca y con perdón, los rivales que en la salida parecían gallos de pelea se habían convertido en pollitos desplumados. Era un festín, canibalismo deportivo, guerra sin cuartel ¡2h25’! Brutal. El segundo clasificado (siento emponzoñar el asunto pero no debería haber corrido este señor que ni es asmático ni está embarazado y donde decía 24 meses solo fueron 9) aparentemente cerca pero siempre lejos y aun así en 2h26’. Y el tercero, “Maravilla” Wamsley también espectacular pero ya con unas “normales” 2h31’, marca más que suficiente para ganar la carrera en cualquier otra edición pero no en esta. Las carreras son carreras y siempre gana el mejor, tarde lo que tarde. Y punto, el “Caníbal” manda..
Posiblemente la meteorología ayudó porque en féminas también se batió la anterior plusmarca marca, excelente Mathys. Pero machacar el crono del gran Jonathan Wyatt como lo machacó el Sr. Kilian supone un suceso deportivo de esos que se viven una vez cada mucho tiempo.

¿Y ahora qué? Pues ahora llega Pikes Peak, la carrera de Carpenter y Mejía. ¿Mejorará Kilian de nuevo otro récord? Visto lo visto en Sierre, por primera vez en 25 años parece posible pero realmente es mucho más difícil de conseguir que el crono del pasado fin de semana.

Cierto, el año pasado Dakota Jones consiguió bajar del Pikes Peak más rápido que Carpenter pero en la subida a cumbre no hay color. Solo Carpenter, Trujillo, Wajie y Mejía han subido por debajo de 2h05′ al Pikes Peak en la distancia maratón (también hay una modalidad de solo ascenso) pero computar 3h16´en el total se antoja muy, muy difícil. La segunda marca es de Ricardo Mejía que lo hizo en 3h20’ y luego los registros ya son superiores a 3h25’, extraordinarias pero muy lejanas al crono de Matt Carpenter.

Conociendo el recorrido en el que el último tramo es un interminable zig-zag, se me ocurren muchas maneras de subir en dos horas pero ninguna pasa por seguir el trazado “íntegro”. Para que Kilian mejore la marca tendría que coronar por debajo de 2h05’ y bajar como un rayo.

El 25 de agosto estaremos expectantes, los domingos son días propicios para los milagros y en Manitou Springs todo puede ocurrir. Sierre Zinal ya es historia, inolvidable; Pikes Peak puede ser apoteósico, no es exagerado, la empresa es descomunal, en serio, pero hasta el momento Kilian ha puesto de su parte todo lo que tenía que poner, llega a tope y solo queda que la montaña y la meteorología concedan la oportunidad. Si lo consigue, el lunes iremos todos a misa.